Que el vicio les dure más de 50 años. Los homenajes al Teatro La Candelaria.

22 marzo, 2016 |
1022

El teatro es un vicio, sin lugar a dudas, que alimenta los espíritus de los insensatos que lo perpetran, que viéndose apabullados por el inclemente día a día siguen enceguecidos haciendo lo que más les gusta.  Y justo por el teatro, esa droga dura, el Teatro La Candelaria  celebra media siglo de enviciarnos.

Ese apetito desaforado por las tablas permitió que aquel grupo fundado en 1966, en un galpón del centro,  le apostara al arte escénico del país  y que pasadas cinco décadas siguiera en pie, con la bandera de la vanguardia, siendo referente obligado a los nuevos creadores colombianos. Y no es para menos,  gracias a su método de la creación colectiva.

Esta fórmula revolucionó para siempre la manera en cómo se hacía teatro en Colombia, y sin lugar a dudas tuvo eco alrededor del mundo.  Este grupo que le apostó desde sus inicios a las problemáticas nacionales, personajes típicos y a la historia del país, ha traído como resultado más de una treintena de obras de teatro propias, más el repertorio de algunos otros autores. Entre las más recordadas están “Guadalupe años sin-cuenta”, “Diario del rebusque”, “De caos y deca caos” y “El Quijote”.

11229295_739470392865042_8385234313451781115_o

Es por esto que este año el Festival Alternativo de Bogotá (FESTA) tiene como premisa el homenaje de los 50 años del Teatro La Candelaria  y por lo cual tuvo en su programación a la última creación de este grupo llamada “Camilo” (el pasado 18 de marzo). Además el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB), organizará una charla con algunos de los integrantes del grupo, moderada por Sandro Romero Rey y Víctor Viviescas (el 22 de marzo).

“Camilo” es una obra sobre Camilo Torres, que La Candelaria ha querido traer de vuelta a la actualidad en una gran puesta en escena. Allí se manifiesta la influencia de este personaje más allá del imaginario que se tiene de él como cura guerrillero, y se muestra su trabajo como sociólogo, sacerdote, político, profesor universitario e intelectual colombiano.

A 50 años de la muerte de Camilo, y cumpliendo 50 de vida del Teatro La Candelaria, 13 artistas recrean en una gran alegoría la vida de este rebelde. En un escenario blanco, los espectadores se encontrarán con sacerdotes y sacerdotisas (porque en La Candelaria no discriminan) que van cantando, bailando y poco a poco van develando los episodios de la vida de este personaje. Cada actor le presta su cuerpo a Camilo, que desaparecido nunca tuvo un sepulcro, y que ahora entre las tablas, tiene su merecida honra fúnebre, llena música y aplausos.

Es sorprendente ver que aun con medio siglo encima, el montaje parece creado por nuevas generaciones. El uso preciso de los videos, de danzas, música en vivo, fusionado con vestuarios muy cuidadosos, actuaciones memorables, nos recuerdan porque se les menciona como los grandes y mejores del teatro colombiano. No hay suficientes aplausos para ofrecerles, y esperamos que el mal dure más de 100 años, porque este vicio el cuerpo sí lo aguanta.

 

1914292_830946470384100_2419400471406612814_n

Santiago Ernesto Lugo

Periodista, y estudiante de Artes Escénicas con énfasis en dirección. Adicto al teatro.

Últimas Historias

Más vistos esta semana

Columnas populares