PREMIOS OSCAR 2016: EL PREMIO GORDO (Mejor película)

21 febrero, 2016 |
896

En pocos días tendrá lugar la ceremonia de los premios Oscar (28 de febrero), así que aquí tiene usted un breve repaso por las películas de la categoría reina, para que se antoje, para que escoja, para que vea o al menos para que parezca que sabe de lo que habla aunque no haya visto ninguna.

 

The Revenant (Alejandro González Iñárritu)

EL FAVORITÍSIMO MONUMENTO AUDIOVISUAL

TIPO-therevenant

El_renacido_The_Revenant-498846647-large (1)therevenant

 

Esta película cuenta la historia de un trampero que en una expedición en busca de pieles en territorio indio es atacado por una osa y abandonado, así que debe básicamente resucitar y aguantar palo para sobrevivir y cumplir una muy justificada venganza.

No porque sí la película de González Iñárritu es la gran favorita de este año y mi preferida personal. El director mexicano se aventura aquí a contar una historia sencilla pero visceralmente poderosa sobre la que construye un verdadero monumento cinematográfico de la mano de Emmanuel Lubezki, el director de fotografía, también mexicano, que tomó el relevo del habitual de Iñarritu, Rodrigo Prieto, el año pasado en Birdman, y quien merecería todo un capítulo aparte para hablar de su desmesurado talento, su perfeccionismo y ese atrevimiento constante que ya le ha valido dos premios Oscar consecutivos (Gravity, Birdman) y otras cinco nominaciones al mismo premio (A Little Princess en 1995, Sleepy Hollow en 1999, The New World en 2005, Children of Men en 2006, The Tree of Life en 2012 y The Revenant este año en el que se embarcó en la brillante demencia de rodar semejante obra con luz natural).

La inteligencia planimétrica, el ritmo preciso, la exactitud y perfeccionismo fotográficos, la impecable dirección casi coreográfica que recupera con plasticidad las bellezas de la profundidad de campo, las actuaciones decididas y profundas (Leonardo DiCaprio y Tom Hardy, ambos nominados con toda justicia), la potente música de Ryûichi Sakamoto que con delicadeza envenena, y en general la desmesurada y sobrecogedora belleza en cada detalle hacen de esta película una de aquellas por las que los cinéfilos amamos el cine por encima de todas las cosas


 

Spotlight (Thomas McCarthy)

SI TAN SOLO TUVIERAS ALGO MÁS DE CINE

TIPO-SPOTLIGHT

Spotlight-726888740-largespotlightSpotlight cuenta la historia de un grupo de periodistas de investigación que tratan de desenmarañar y sacar a la luz unos casos de abuso de menores por parte de miembros de la iglesia católica, y se encuentran con un estercolero más profundo y vasto del que imaginaban. No voy a ser tan necio como para negar que el guion de esta película está francamente bien y de ninguna manera puedo ser indiferente a una historia de pederastia bien contada (no porque me haya toqueteado un cura lascivo cuando niño, cosa por otro lado harto probable a la luz de las cifras porcentuales que se descubren en la película, y teniendo en cuenta que estudié en un colegio de jesuitas, sino porque a mí estos temas abyectos me sacan, invariablemente, sonrisas de gusto). Hasta ahí todo muy bien, pero más allá no hay mucho. La película es muy correcta en todas sus dimensiones técnicas, como una bonita y esmerada pintura artesanal, pero no propone nada, no se arriesga a nada más allá de esa polémica del relato, y en esta medida solo mueve en un plano superficial, dejando intactas las capas esenciales de aquello a lo que este servidor considera debe apelar el arte. Polémica, sí; reveladora, desde luego; crítica; también, pero plana estéticamente.


TIPO-tevejobs

Steve_Jobs-647763435-largestevejobsQué bien y dignamente hubiera ocupado el espacio de esta nominación, para mí injusta, una película olvidada en esta categoría, Steve Jobs. Ese precioso viaje audiovisual (filmado en tres formatos distintos por numerosas razones que aquí no tengo espacio aquí para abordar) y narrativo por parte de la vida de este personaje, dirigida por el polimórfico y siempre visionario Danny Boyle, con guion de uno de los mejores escritores, y mi dialoguista favorito, de la industria, Aaron Sorkin.

 


 

Bridge of Spies (Steven Spielberg)

CORRECTÍSIMAMENTE CORRECTA

TIPO-bridgeofspies

El_puente_de_los_esp_as-489906937-largebridgeofspies

Spielberg suele mezclar aquellas películas de aventura y ciencia ficción por las que es más conocido, esas que de alguna manera revolucionaron la forma de entender y vivir el cine, abriendo junto con las de otros pocos locos de la “luz y magia industrial” las puertas a una generación de espectadores del ensueño imposible, grandilocuente y espectacular, con otras tantas de corte más parco, con temáticas más graves y con una impronta estética más bien clásica y mesurada, muy del gusto de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (ahí The Colour Purple, Empire of the Sun, Schindler’s List, Amistad, etc.). Esta vez, con Bridge of Spies está en esta segunda línea. Esta película cuenta la historia de un abogado que termina convirtiéndose, casi sin quererlo, en una pieza clave para evitar que la Guerra Fría se vaya de madres, al negociar la liberación de un piloto norteamericano y un pobre doctorando capturados por la Unión Soviética, a cambio de un flemático y agradable espía con una meditativa afición a la pintura.

Esta es la típica película que nos gusta a los jóvenes cinéfilos que amamos el cine clásico y a los viejos en general. Correcta en un sentido clásico hasta el extremo, precisa y efectiva como una maquinita, y con una belleza solemne y parca. Por otro lado, su protagonista, Tom Hanks, está muy bien en su papel, como es usual en este actor constante y eficiente al que tan solo le ha faltado un poco de belleza física para convertirse en un verdadero titán en la pantalla.

Si alguien descubre de qué va el asunto simbólico de los resfriados en la película, por favor que me lo diga y me resuelva esa duda que me atormenta desde que la vi.


 

 

TIPO-youthLa_juventud-637395815-largeyouthAquí es justo mencionar otra olvidada de la categoría, una de las mejores películas de los últimos años y una máquina de estremecimiento estético con muy pocos rivales en la historia del cine, Youth – La giovinezza, de Paolo Sorrentino. Película italiana que a pesar de su nacionalidad podía optar al premio por ser rodada en lengua inglesa y que solo fue reconocida con una miserable nominación a mejor canción cuando debería ser una de las cabezas generales de nominación en los premios


 

Room (Lenny Abrahamson)

LA NOTABLE APUESTA INDEPENDIENTE

TIPO-room

La_habitaci_n-432657938-large - copiaroom

Esta película cuenta la historia de una mujer y su hijo, quienes viven, desde antes de que él naciera, encerrados bajo una retorcida forma de secuestro en una pequeña habitación que se ha convertido en todo su universo. Lo que aquí se hace con la estructura dramática más clásica es realmente encantador; confieso haberme sentido emocionadamente perdido en cierto punto sobre los objetivos de los personajes, no entendiendo cómo iban a distribuirse los hechos en el tiempo del metraje. El guion, en sí mismo, resulta pasmosamente entretenido, cruel por todo lo que hace sufrir al espectador y sumamente pulido. Por su parte, el trabajo de los dos protagonistas, Brie Larson y Jacob Tremblay, es muy poderoso, en especial el del segundo, ese niñito nacido apenas en 2006, quien ya tiene una interesante carrera actoral y apunta a convertirse en un verdadero fenómeno de la interpretación.


 

TIPO-beastsofnonationBeasts_of_No_Nation-247322698-largebeastsofnonationAhora bien, siendo esta, de alguna manera, la cuota independiente que se acostumbra incluir en los premios, se me permitirá que la comente en una injusta comparación, puesto que pongo mis dos manos en el fuego al decir que la película que tenía la verdadera carta de derecho para ocupar esta posición, por numerosas razones, es Beast of no Nation de Cary Joji Fukunaga. Frente a semejante monstruo tan atroz y sorprendentemente ignorado en todas las categorías de las nominaciones a los Oscar de este año, Room palidece y se siente insuficiente, si bien en un universo en el que no existiera comparación (no es así en el de las nominaciones a estos premios) la película de Lenny Abrahamson es ciertamente notable.


 

 

Mad Max: Fury Road (George Miller)

LA HERMOSA LOCURA DE CULTO

TIPO-madmaxfuryroad

Mad_Max_Furia_en_la_carretera-429261909-largemadmaxfuryroad

La objetividad al carajo, me declaro eterno enamorado de la saga de Mad Max desde que era un niño y Beyond Thunderdome era mi película favorita, no sé si por el sueño del fin de los tiempos modernos y el futuro postapocalíptico de línea punk o simplemente por ese bello enano, Master, a hombros de su gigante retrasado, Blaster. Viene entonces la pregunta de rigor: ¿merece esta película estar entre las nominadas a los Oscar? Por un lado nadie puede negar la espectacularidad vibrante, voluptuosa, erótica y descabellada de este largometraje, como tampoco el talento intrépido que despliega en ella George Miller como director. Ahora bien, hay que conceder a sus detractores que el guion es un tanto pendejo de manera general (no hay mucho más que decir además de que es la historia de una larga persecución en el desierto protagonizada por una vándala manca que está hasta el cogote de un tirano que monopoliza el agua como una especie de deidad desalmada, y que decide liberar de su tiranía a unas mujersotas que ha robado de su serrallo personal. La acompañan un desertor que necesita mucho Ritalín y un coprotagonista renegado con cara de puño y una actitud burda y displicente de esas que mojan entrepiernas). También hay que conceder que sin duda en uno que otro momento Miller se pasa de la raya, como un amante creativo que dice una burrada o hace una porquería justo una gota más allá de lo tolerable en un juego de cama. El mejor ejemplo de ello, claro está, aquel guitarrista colgante que solo puede describirse con una expresión: WHAT THE FUCK?

Sea como sea, esta es una película hermosa y demente, en cuya sangre corre la genética del cine de culto y la fascinación infantil de los niños torturadores de moscas, y el hecho de que esté siendo encumbrada como lo está siendo por la Academia, la crítica y el público, si bien responde seguramente mucho a una labor de lobby y mercadeo monstruosa, también da cuenta de un fenómeno llamativo de inclusión y de revisión de los referentes del cine de los años 80 y 90 que hoy cobran una fuerza mayúscula y se actualizan con gran atino.


 

Brooklyn (John Crowley)

LA BONITA DOMINGUERA

TIPO-brooklyn

Brooklyn-433113704-largebrooklybEsta película irlandesa (recuerde usted que los Oscar premian, en teoría, todo el cine en lengua inglesa, no solo las producciones estadounidenses) cuenta la historia de una jovencita de un pueblo irlandés quien se aventura a buscar oportunidades en Estados Unidos, en donde, cómo no, encuentra el amor; sin embargo una tragedia familiar la obliga a regresar a su tierra natal. Esta es una película sin duda emotiva y muy bella en su pasmosa sencillez, que logra una importante capacidad empática y un impacto emocional muy bien medidos. Además, acomete una interesante ruptura del tradicional concepto del viaje romántico, ese que regresa siempre a casa, ya que ella, como inmigrante en los años cincuenta se encuentra con un proceso de no retorno, y nueva configuración del hogar. Pero a pesar de todo esto, Brooklyn no es más que una película dominguera. Sin exploraciones estéticas o dramáticas de peso real y sin un relato verdaderamente trascendental, se queda, a pesar de su valía, innegablemente corta para optar al premio a mejor película en los premios de este año.


 

TIPO-macbethMacbeth-637898982-largemacbethQué interesante habría sido la competencia por el Oscar si en este lugar de las nominaciones, el espacio para la representante no estadounidense del cine anglófono lo hubiese ocupado una más digna merecedora como Macbeth de Justin Kurzel, una película totalmente brillante en su dimensión audiovisual y con toda la temeraria pretensión de hacer una obra de arte en cada plano para cumplir dignísimo honor a la obra de Shakespeare.


 

 

The Martian (Ridley Scott)

EL RELLENO QUE PUDO SER GENIAL Y FUE SOLO UNA PAPA

TIPO-themartian

Marte_The_Martian-972637166-largethemartian

Mentiría si dijera que esta película no me resultó entretenida, pero más allá de eso, la encuentro pobre en su guion, en su dirección, en su fotografía y en su montaje. Siempre insuficiente ante el potencial gigantesco de la historia en general y de los momentos dramáticos en particular. Ridley Scott es sin duda un nombre fundamental de la ciencia ficción, pero qué pobres me parecen sus últimos trabajos.

The Martian se siente como un relleno injusto dentro de la selección de lo que se supone la nominación a mejor película celebra como lo más granado de la cinematografía del año. Si bien es muy emocionante esta historia del astronauta abandonado a su suerte en Marte y la aventura de su rescate, y a pesar de que el drama del cultivo espacial será largamente recordado, la película parece carecer de un carácter recio y definido, haciendo concesiones casi totales a los códigos, no del género, sino del consumo más palomitero, cosa que en sí misma no está mal, pero que como impedimento para lograr desarrollar el enorme potencial de belleza y conmoción que tenía esta historia resulta absolutamente reprobable.


 

 

TIPO-thehatefuleightLos_odiosos_ocho-549467052-largethehatefuleightEntristece, además, que esta nominación recayera en esta película y se dejara en cambio fuera a la más grande ignorada del año en esta categoría, The Hateful Eight. Un largometraje brillante y perfectamente ejecutado en el que el Western se pone en tensa conversación con códigos del relato policíaco clásico, del género negro y de la dramática teatral más ortodoxa, creando un sueño cinematográfico exuberante y que además, a mi gusto, es la mejor obra hecha hasta el momento por su director, Quentin Tarantino.


 

 

The Big Short (Adam McKay)

LA RAREZA FASCINANTE O LOS TESTÍCULOS CENTRÍFUGOS DE MIDAS

TIPO-thebigshort

La_gran_apuesta-129125490-largethebigshort

Esta es la gran sorpresa de las nominaciones. Una película que aunque estuvo desde temprano en la carrera de premios, no sonaba con tanta fuerza como las demás, incluso a pesar de su gigantesco reparto (Christian Bale, Steve Carell, Ryan Gosling, Brad Pitt y Marisa Tomei, entre otros). Pero no se deje confundir por la avalancha mediática de sus competidoras; esta película tiene todo lo que se necesita tener para ser considerada una de las mejores del año. The Big Short cuenta la historia de unos pocos vivos que se dan cuenta temprano del desastre inminente de la economía y deciden apostar en contra del sistema para hacerse de oro. Esta adaptación del libro de Michael Lewis es una montaña rusa llena de desfachatez, ironía, sarcasmo, humor negro y mala leche que agarra al espectador y lo centrifuga dentro de una gigantesca vorágine de información que obliga a no pestañear. El guion de Adam McKay y Charles Randolph posee una inteligencia y un ritmo que enamoran como las piernas desnudas de una mala mujer, y juega con todo acierto con la textualidad de la película para romperla y dirigirse al espectador de manera directa, detener la narración a antojo e incluir elementos fuera de la misma que permiten momentos encantadoramente ilustrativos como aquel en que Antony Borudain da una práctica explicación de un concepto diseñado específicamente para confundir. Reveladora, cruel y sumamente divertida, esta película es una rival de cuidado en la categoría.

 

Post creado en colaboración con FashionTv Colombia



 

Sigue a Andrés Vélez Cuervo por toda la web:

Twitter, Artículos en FashionTv Colombia, Artículos en QRUDA

Andrés Vélez

Andrés Vélez es un literato excéntrico que vive en el centro de Bogotá, boxea a diario y se inventa proyectos imposibles a los que se dedica con devoción en los que SIEMPRE, de alguna u otra manera, el cine es el protagonista. Twitter: @andvecu

Últimas Historias

Más vistos esta semana

Columnas populares