Picnic de Palabras, un espacio de lectura al lado de tu casa

15 junio, 2015 |
2178

Buscamos que los niños y los adultos asocien la lectura con diversión, picnic muestra que leer no es algo que toca hacer sino que es algo que haces en el parque.

Picnic de Palabras es un proyecto de promoción de lectura que ideó Marcela Escovar en el 2012. Consiste en salir al parque de Alcalá (Cr. 20 con Cll. 137) los domingos cada quince días, armar una carpa y en un mantel de cuadros rojos y blancos compartir más de un centenar de libros con quienes estén en el parque. Todos los libros son de literatura infantil, porque se leen en una sentada, entre varios, en voz alta, solos, cualquiera puede leerlos. Cada vez que promocionan un picnic dicen que es: “un espacio para la lectura de libros infantiles, en familia, en el parque”.  A veces tienen invitados especiales, autores, cantautores o artistas; a veces son invitados a lugares especiales, otros parques, colegios o eventos; y cada vez lo replican más personas alrededor del mundo. El pasado 7 de junio cumplieron tres años y con motivo de su aniversario entrevistamos a su directora.

IB: ¿Cuál ha sido el mayor logro de Picnic de Palabras durante estos tres años?

ME: Es muy difícil contestar esa pregunta, hemos tenido muchos logros que me gustaría resaltar. Sin embargo, creo que todo lo resume una frase que dijo una mamá en el último picnic, ella dijo: “Mi hija Fernanda estaba tan emocionada de saber que hoy veníamos a Picnic de Palabras que no pudo dormir de la felicidad”. Ese es el resultado de un trabajo con conciencia, disciplina y persistencia. En definitiva yo creo que el mayor logro es haber logrado conformar una comunidad de lectores que ha cruzado fronteras e idiomas.

IB: Picnic de Palabras ya llegó a Argentina, México, Ecuador y Chile a nivel internacional, y a Medellín y a San Agustín Huila a nivel nacional. ¿Cómo llegaron a estos sitios?

ME: En realidad llegamos a esos sitios por Facebook. En las fotos de los libros, nosotros etiquetamos a los autores, entre ellos a Claudia Rueda, y por eso fue que México nos conoció. En septiembre de 2013, viene María Teresa Farfán a Colombia, la coordinadora de Picnic de Palabras en México, y tenemos la oportunidad de hacer un Picnic fuera de calendario con ella y con Claudia Rueda. De nuevo etiquetamos las fotos, y esta vez Selva Bianchi las ve desde Argentina, le escribe a Claudia Rueda y le pregunta por el proyecto. Claudia le cuenta un poco y la pone en contacto conmigo. En general Claudia ha sido nuestra embajadora internacional. A nivel nacional primero llegamos a Huila. Carlos López nos contactó con Arlex Francini y él lo montó allá con el apoyo de la biblioteca pública. Ya llevan dos años haciéndolo, muy juiciosos. A Medellín llegamos porque me empezaron a escribir por Facebook, así que arreglé una reunión con una amiga mía y se organizaron entre ellos.

Picnic nace del amor por la lectura y de la pregunta de cómo puedo compartir esa pasión con otros

IMAGINA BOGOTA-Picnic de palabras 2

IB: ¿La prioridad es expandirse primero a nivel internacional o a nivel nacional y local? ¿Cuál es el plan de desarrollo y de promoción de este proyecto?

ME: El proyecto ha tenido un crecimiento orgánico. Hasta la fecha la gente es la que se ha puesto en contacto con nosotros para hacerlo. El crecimiento de picnic depende de la gente que lo quiera hacer y eso puede ser a nivel nacional o internacional. En este momento no hay un plan definido de desarrollo y promoción, por ahora es lo que vaya pasando, lo importante ahora es que tenemos un proyecto sólido, de tres años. Queremos darle un giro para mantenernos en el tiempo desde una perspectiva sostenible y que además se pueda replicar. Debemos formular proyectos, participar en las convocatorias, buscar algún apoyo del estado para empezar a llegar a más sitios de Colombia. Después, ya vendrían más países. La idea es que no dependa de una sola persona, que no dependa de mí, sino que se haga con las personas de cada comunidad.

IB: Desde el primer domingo han estado en el parque de Alcalá. Como directora del proyecto ¿qué lectura haces de la comunidad de ese sector? ¿Cuál ha sido el impacto de Picnic en esta comunidad?

ME: Al principio nuestro plan era otro, queríamos hacer una actividad de lectura itinerante en diferentes parques de Bogotá. Al llevarlo a la práctica, el piloto en el parque de Alcalá, tuvimos la oportunidad de leer con varias personas. Entre ellas a las hijas del heladero del parque. Cuando vimos esto, supimos sin duda que debíamos quedarnos allá. El mayor impacto ha sido en ellas, hemos creado un espacio importante para ellas y para su desarrollo como personas. También, hemos visto la importancia de los procesos, la persistencia y la disciplina se ven reflejados en que más del 50% de las familias que han asistido a picnic por primera vez, han regresado. En gran parte es porque una de nuestras metas es mantener una colección que se actualice y tenga esos libros que todos quieren leer, pero que al mismo tiempo tenga novedades. Hicimos un convenio con Océano y con el Fondo de Cultura Económica, ellos ahora nos patrocinan con libros.

IB: ¿Picnic es una respuesta a los otros proyectos de promoción de lectura que hace el Estado?¿Cuál es su posición frente a estos medios de promoción de lectura? ¿Qué hace a Picnic de Palabras diferente?

ME: Picnic nace del amor por la lectura y de la pregunta de cómo puedo compartir esa pasión con otros. ¿Cómo lo hago? De la forma en que yo aprendí a querer la lectura. Primero, entendí que la lectura podía pasar en cualquier lugar, y segundo, recuerdo lo divertido que era. Entonces, más allá de qué lo diferencia o qué lo hace único, lo que pienso es que, si mencionas al Estado, este proyecto nace de una pregunta de un ciudadano que se preocupa por otros ciudadanos. Nace del vecino. Yo encontré en estas tres palabras un tesoro que quise compartir con otros. A esto se han sumado varias personas, jóvenes sobre todo, y se han encantado y se han enamorado del proyecto. En Picnic lo que hacemos es sacar unos libros al parque y que la gente se acerque a descubrir en este espacio esos libros. Rompemos el esquema tradicional del que lleva el libro y lee, nosotros estamos, así como el rodadero está para que jueguen. Buscamos que los niños y los adultos asocien la lectura con diversión, picnic muestra que leer no es algo que toca hacer sino que es algo que haces en el parque. Corres, juegas y lees cuando quieras. Es darle la opción al niño de escoger, de mostrarle que la lectura es en su tiempo, no en el tiempo de los adultos ni cuando ellos digan. Durante las dos horas que dura picnic, el niño puede ir y venir, y así se crea una lectura que se armoniza con el ritmo del niño. Claro, es indispensable que los adultos apoyen, y vemos que lo hacen. Cada vez son más los niños los que traen a sus papás a leer, eso es lo más importante. Esto es lo que hace a Picnic de palabras diferente de todos los otros proyectos.

Picnic no compite con los otros proyectos de promoción de lectura, más bien es un apoyo. Mientras por ejemplo el PPP presta libros, nosotros los compartimos. Aunque queremos expandirnos por más parques de Bogotá, también nos interesa quedarnos en el norte porque aquí no pasa nada. Tenemos una biblioteca, la Julio Mario Santodomingo, pero queda lejísimos. En general todo pasa del centro de Bogotá hacia el sur, allá están las bibliotecas, allá están todos los proyectos, en cambio acá, por ejemplo en la localidad de Usaquén, no hay proyectos de lectura. Nosotros pensamos de qué forma podemos crear prácticas de lectura en espacios no convencionales al lado de nuestras casas, porque finalmente la comunidad es tu barrio.

Cada vez son más los niños los que traen a sus papás a leer, eso es lo más importante. Esto es lo que hace a Picnic de palabras diferente de todos los otros proyectos.

IMAGINA BOGOTA-Picnic de palabras 3

IB: ¿Cuál es la meta de este año?

ME: Que siga existiendo picnic. Vamos a lanzar una convocatoria para voluntarios, para que más gente se una y podamos empezar a replicar en otro parques. La tarea más importante es empezar a pensar en un modelo de sostenibilidad. Para esto debemos pensar en otras partes, no solo en el parque. Allí tenemos a los niños y las familias, pero también queremos que los niños salgan del colegio y quieran la lectura. Entonces, la siguiente tanda es tocar puertas en los colegios para ver de qué forma podemos articular el proyecto con ellos.

~ ~ ~

Marcela también me cuenta que lanzaron un blog para que la comunidad de picnic de todo el mundo comparta sus historias, las anécdotas y los mejores momentos, así el resto del mundo podrá conocer qué es Picnic de Palabras y tal vez no solo se animen a leer sino también a escribir. Esta será una forma diferente de llevar registro del proceso y el impacto que tienen, va acorde a su propósito de ser algo hecho por la comunidad para la comunidad, que se mantenga solo, y que pueda prosperar por un buen trabajo en equipo. Entonces, esto es Picnic de Palabras, un nuevo espacio de lectura. Los invitamos a que pasen, solos, acompañados, con sus mascotas o sus hijos, a disfrutar una tarde de domingo con un par de libros infantiles. Solo porque dicen ser libros infantiles no crean que son solo para niños, se sorprenderían de algunos títulos que en medio de su formato de pasta dura y dimensiones amplias, cuestionan y tocan temas que ni los adultos entienden o de los que no les gusta hablar.


Pueden encontrarlos en:

Página web Picnic de palabras

Picnic de palabras en Facebook

@PicnicPalabras

picnicdepalabras@gmail.com

Últimas Historias

Más vistos esta semana

Columnas populares