Lo que no sabías de las independientes

4 mayo, 2016 |
730

Por: Ana Díaz

La distribuidora La Diligencia Libros convocó nuevos lectores al presentar la nueva sección infantil de las editoriales independientes junto con otras 20 novedades en la Feria del Libro de Bogotá 2016

Con éxitos editoriales como el “14 cuentos cortos y un gatopájaro” de Evelio Rosero, que se agotó a mitad de feria, o “Chau” de Editorial Monigote, que aparte de ser infantil era un libro de Holanda el país invitado, abarcó de grandes a pequeños y amplió el espectro de sus ventas.

En la FILBo, La Diligencia estuvo en el corredor en donde han estado siempre, junto a todas las editoriales independientes, cerca de las entradas laterales del pabellón 3, que se especializa en la “Edición nacional e internacional”, y frente a la ACLI (Asociación Colombiana de Libreros Independientes).

Foto: Instagram Revista Larva

Foto: Instagram Revista Larva

Cada día hubo una editorial invitada que se tomó el stand y le dedicó el día a sus libros, así Jorge Velosa, cantante de “La cucharita”, estuvo tallando cucharas de hueso, Ivar da Coll estuvo leyendo el “Chau” del holandés Edward Van Der Vendel, Nia Tres Tildes, ilustradora de los cuentos de Antón Chéjov en “Por la ventana, Europa”, estuvo firmando libros, Manuela Fandiño ilustradora de “Los Dinosarios” estuvo ilustrando dinosaurios en vivo, todos los autores de Destiempo fueron a tomarse fotos con sus libros, y así un día tras otro el stand cambiaba y le daba cabida a toda clase de lectores.

Silueta, Peregrino, Luna y Laguna tuvieron sus propios stands, y en el de La Diligencia estuvieron las editoriales más pequeñas: Destiempo Libros, Cardumen Publicaciones, El salmón editores, Editorial Monigote, Mirabilia Libros, Larva, Editorial Robot, Cain Press,  entre otros. Los combos se vendieron con pan caliente, los lectores llevaron más de un libro y una vez más gracias a los lectores bogotanos las editoriales independientes se hicieron presentes en uno de los eventos culturales dedicados a la lectura más importantes de Latinoamérica.

“Queremos proponerle a la gente una nueva manera de consumir libros, así vamos a ofrecerles combos, paquetes de lectura, un paquete de regalos, para que la gente se enganche, o para que también, si se antoja de varios libros que no están en un combo, esa persona arme su propio combo” contó Sergio previo a la feria, y ya que ha terminado sabemos lo lograron.

Un poco de historia

La Diligencia Libros fue un proyecto que nació en el año 2013 como resultado de una preocupación conjunta de varios editores independientes en Bogotá. En ese momento Sergio Escobar, actual director de La Diligencia Libros, trabajaba en Laguna Libros manejando todo el tema comercial. Él cuenta que gracias a la buena relación que tenían con diferentes editoriales independientes nació una unión llamada “La ruta de la independencia”. Allí “nos unimos, más no revolvimos, para hacer diferentes cosas, como ir a la Feria de Guadalajara o a la Feria de Bogotá”, pero fue gracias al éxito de Laguna Libros con la publicación de “Memoria por correspondencia” de Emma Reyes, que estas editoriales se sentaron un día y pensaron que en vez de entregarle este negocio a una distribuidora grande, ya posesionada, tal vez era mejor tener una distribuidora de editores para editores. Allí nació la idea y creció poco a poco.

Entonces, con el objetivo de unirse como independientes, también había un interés muy latente por darle al público bogotano una serie de publicaciones nuevas que iban a dialogar con la ciudad y con su estilo de vida. La distribución le apuntaba a poder llegar a los eventos culturales de la ciudad con un grupo fuerte de independientes, que los reconocieran y que se creara un nicho de lectores que se alimentaran de literatura, arte, e ilustración.

No en vano muchos de los autores que conforman el catálogo de distribución de La Diligencia son bogotanos: Evelio Rosero, Carolina Sanín, Germán Izquierdo, Andrés Ospina, entre otros. Además existe dentro de los libros de colección “Bogotá Fonográfica” un libro que recorre la ciudad y su historia a partir de fotos de todas las épocas.

Sin embargo, no fue fácil. Sergio cuenta cómo fue: “De ahí nos reunimos siete editoriales, que en un principio fueron: Laguna Libros, Luna Libros, La Silueta Ediciones, El Peregrino Ediciones, Destiempo Libros, Jardín Publicaciones y Editorial Robot. Nos unimos en una especie de sociedad sin acuerdos para empezar a distribuirnos todos de manera auto gestionada, autofinanciándonos un poco, siempre con la mirada plena de que esto no iba a ser una cooperativa, ni iba a ser una fundación de ayuda a la mejor distribución, sino que iba a ser un negocio de distribución auto sostenible para poder garantizarle a los editores independientes algo que era muy claro para nosotros y era: “zapatero a tus zapatos”, dedíquese a lo que le gusta hacer, que es hacer libros, editar, y déjenos a nosotros ese trabajo extenuante de generar facturas, ir a reclamar pagos y todo lo demás.”

 

Foto; Instagram La Diligencia

Foto: Instagram La Diligencia

Desde que este proyecto empezó han tenido, claro, muchos tropiezos, ha sido muy complicado, ya que este mercado no es nada fácil, pero gracias a la persistencia y al compromiso se ha creado una unión de editores donde ya se confía en La Diligencia y donde ya hay resultados muy buenos. Con tan solo dos años de haber empezado, pudieron abrir las puertas para recibir nuevos editores, “Apenas hace un año recibimos el primer nuevo editor después que empezamos los siete, y fue Caín Press”. Hoy ya son 13 editoriales independientes colombianas a las que representan formalmente. Además, cuentan con una editorial mexicana y una chilena, a las cuales apoyan de manera informal con temas de distribución en Colombia. “El éxito ha sido que la unión nació de un interés de editores, para editores, siempre con las miras de que esto fuera una empresa auto sostenible, que funcionara en pro de las editoriales, que se les resolviera el cuello de botella de la distribución y que les abaratara los costos” dice Sergio.

En el 2013 La Diligencia empezó con 114 títulos, hoy distribuye 213 títulos por todo Colombia. Los géneros se mueven entre “Literatura”, que es el gran fuerte de la distribuidora, especialmente “Literatura colombiana”, hay una fuerte presencia de cómic, libros de arte, y una naciente pero prometedora sección infantil. El libro que más se ha vendido, durante los tres años que llevan, ha sido “Memoria por correspondencia” de Emma Reyes, aproximadamente ha vendido entre 8 mil y 11 mil libros. Actualmente, en un mes puede vender entre 300 o 400 libros. A este título le siguen, entre los más vendidos: Chapinero de Andrés Ospina, Virus Tropical de Powerpaola, un cómic que vende 1300 ejemplares al año, y Botellas de un náufrago de Alberto Salcedo Ramos.

Y es que trabajar desde la capital tiene sus ventajas, pero no es algo fácil, porque acá está el núcleo de la competencia. A pesar de querer llegar a todos los rincones del país, y de asistir a varias ferias en diferentes departamentos, las ventas y el movimiento de La Diligencia se concentra en Bogotá.

De cómo se mueva el negocio acá dependerá el resto. Por eso, estratégicamente planea su distribución. Así, en cuanto a los lugares de distribución tiene cuatro grupos: las grandes, las medianas, las pequeñas y las tiendas. Las grandes son Panamericana y Librería nacional, que están por todo el país, y “que siempre han estado atentos de los libros que publicamos, saben que somos pequeños, no ha sido fácil, pero las ventas han sido buenas, cosa que nos beneficia a nosotros y a ellos”. Aunque los han apoyado y los tratan bien, todo el tiempo están al frente las grandes multinacionales con sus bestsellers, cosa que dificulta un poco las ventas. Sin embargo, Sergio cuenta que últimamente han cogido fuerza gracias a una iniciativa del estado por promover las publicaciones colombianas.

Luego, están las medianas, que son Lerner y Fondo de Cultura Económica, que únicamente están en Bogotá, “donde nos va muy bien, allá están los mejores libreros, aunque también la competencia es dura, sobretodo con el Fondo porque ellos también son editores, entonces les interesa mover primero lo de ellos”. Con la ACLI, la Asociación de Libreros Independientes, que también son propios de la capital, “son con los que mejor nos llevamos, con los que más trabajamos, siempre los llamo y hacemos muchos eventos”. Claro que la contraparte es que la respuesta de ventas no es tan buena.

Por último, están las tiendas. Sí, las tiendas, de diseño, de accesorios, de ropa o de cosas varias. “Nos ha empezado a ir muy bien, en tiendas como Todomono Diseño en Barranquilla,  o ST DOM en el centro histórico de Cartagena, que es una tienda donde venden moda y accesorios, ahí nos va súper bien, se vende mucha poesía y literatura colombiana. Como es en el centro histórico y hay muchos turistas nos llevan como suvenires”. Por supuesto, como a las nuevas editoriales, La Diligencia también le tiende la mano a las nuevas librerías, con la idea de que si les va bien, a futuro también nos vaya bien a nosotros.

Foto: Instagram La Diligencia

Foto: Instagram La Diligencia

La Diligencia distribuye en 42 tiendas por Colombia, incluyendo a la Librería nacional y a Panamericana como una, y en 108 sucursales. “Este año Panamericana va a abrir muchísimas tiendas más y en el acuerdo que tenemos nos va llevar a todas. Van a abrir en todo el país”. Donde quiera que abra Panamericana ahí habrá por lo menos dos libros de cada título de La Diligencia, “Claro que en Bogotá están las mayores ventas, pero Panamericana nos gusta mucho porque llega a todos los sitios de Colombia y allá nos interesa estar.”

En cuanto a Bogotá sucede algo parecido, Sergio se lamenta de que la mayoría de librerías estén ubicadas en el norte de la ciudad. En la gestión de distribuir las publicaciones siempre intenta buscar eventos donde pueda llegar a otros sitios de la ciudad que normalmente no llega. Esto lo hace de la mano con las editoriales y los eventos de promoción de lectura en bibliotecas, colegios o iniciativas de lectura en parques.

Ana María Díaz

Soy editora y fundadora de la editorial independiente El salmón editores y redactora de Imagina Bogotá. Tengo una predilección por los libros infantiles y quisiera saber dibujar para ilustrar mis propias historias.

Últimas Historias

Más vistos esta semana

Columnas populares