La reforma al impuesto predial del Alcalde Peñalosa: ni tan tan ni muy muy

2 agosto, 2016 |
2392

DEBATES URBANOS

La reforma al predial no es la panacea de la igualdad que promete la administración pero tampoco el impuesto confiscatorio y totalmente regresivo de que habla Aurelio Suárez.

Reduce la tarifa a muchos inmuebles, y representa un alivio para muchas familias de estratos bajos, sin embargo es regresiva, porque reduce la tarifa a inmuebles de altos precios a costa de alzas, concentradas en estratos  2 y 3.

Aunque no ha tenido una gran discusión pública este fin de semana se aprobó en primer debate la reforma al impuesto predial, dentro del Acuerdo de simplificación tributaria. De nuevo la aplanadora de Peñalosa en el Concejo funcionó. Con 10 votos a favor (, 3 en contra (Antonio Sanguino del partido Verde, Hollman Morris del Movimiento Progresistas y Alvaro Argote del Polo Democrático) y dos ausencias (Jairo Cardozo del MIRA que estaba en contra y Ricardo Correa del Partido de la U), el Alcalde logró la aprobación de un acuerdo sobre impuestos, que por lo general tienen poca aceptación entre los políticos.

La administración sustentó su propuesta en el objetivo de cerrar la brecha frente a la desigualdad y mejorar la competitividad y la sostenibilidad de la tributación. La mejora en la competitividad la asimila, extrañamente, a la reducción de trámites. Añade que al usar el estrato como medida de capacidad económica se incurre en la inexactitud de plantear una relación directa entre preferencias de localización de las personas en la ciudad, el entorno de su vivienda y en la de creer  que existen límites espaciales perfectamente definidos por nivel de riqueza. En otras palabras, la Alcaldía piensa que no es equitativo cobrar distinto a inmuebles con igual valor, así se localicen en distintos lugares de la ciudad.

Esto dijeron algunos concejales protagonistas de la Comisión de Hacienda a través de sus cuentas de Twitter.

Por el Movimiento Progresistas, Hollman Morris, trinó:

Captura de pantalla 2016-08-01 a las 9.09.13 p.m.

Por su parte, el concejal del Polo Democrático señaló:

Por el Partido Verde, Antonio Sanguino trinó:

Manuel Sarmiento del Polo Democrático ha sido uno de los más críticos a la reforma del predial

Rolando Gonzáles, salió a los medios y expresó:

Andrés Forero participó en el debate de la agenda mediática y salió al aire en  BluRadioCo explicando el tope máximo de aumento del Impuesto Predial y el pago del #PredialPorCuotas.

 

Algunos puntos antes de señalar lo bueno, lo malo y lo feo

-No olvidar que solo el 48% de la gente en Bogotá es propietaria de su vivienda. Por tanto un impuesto predial sólido es en sí mismo equitativo. De lo contrario se somete a los arrendatarios a una reducida inversión pública que afecta su calidad de vida.

El efectista eslogan de la bolsa o la casa no tienen en cuenta este dato, ni tampoco se sustenta en cifras que muestren cuánto pesa el predial dentro de los ingresos de las familias.

-No queda claramente demostrado que la relación entre estrato socio-económico y riqueza o capacidad de pago, por chocante que sea esta clasificación, haya dejado totalmente de funcionar.

-Según anuncia la administración, los recaudos totales de la ciudad por impuesto predial no van a aumentar por efecto del cambio de tarifas, sino que a algunos predios les subirá y a otros les bajará, o sea que hay ganadores y perdedores.

-El objetivo de mejorar la equidad, en términos de progresividad no se logra totalmente y la administración nos queda debiendo un análisis detallado de la relación entre valorización de la propiedad inmobiliaria y capacidad de pago.

Progresividad, para quienes no conocen este término, quiere decir que el impuesto represente un % mayor de los ingresos de los contribuyentes con mayor capacidad de pago, no solo que los valores nominales sean diferentes. Si bien se le rebaja la tarifa a un número importante de inmuebles, la reforma tiene un importante componente regresivo.

-Se simplifica la tabla de tarifas, pero se mantiene una combinación de estrato y avalúo catastral para los estratos 1,2 3.

-No les bajará el valor a pagar a todos aquellos a los que le baje la tarifa porque todavía hay rezagos por ajustes de años anteriores en relación con el aumento del avalúo, pero de todas maneras le bajará al 44% de los predios, casi 700.000.

Veamos lo malo, lo feo y lo bueno del cambio de tarifas, con base en esta tabla que compara las  vigentes con las que aplicarán a partir de 2017:

Captura de pantalla 2016-08-01 a las 9.47.12 p.m.

 

LO BUENO:

-Corrige en parte la regresividad de la tabla de tarifas vigentes desde 2003, donde algunos resultaban pagando una tarifa superior a la que aplicaba para estratos más altos.

Por ejemplo, todos los inmuebles de valor mayor a $74.234.000 de estratos 1,2 o 3 pagaban la misma tarifa del 6×1000, sin importar las diferencias de ingresos que hay entre una familia de estrato 1 y una de estrato 3, que puede ser más del doble y sin considerar diferencias de precio. También los propietarios de inmuebles de estrato 4 de más de $ 94 millones, pagaban 7,5×1000, mientras que los de estratos 5 y 6 pagaban 7×1000 hasta $ 248 millones, a pesar de  la diferencia en ingresos puede ser cercana al doble.

-Bajará el valor a pagar el año entrante y las tarifas a un número importante de propietarios de bajos ingresos. 697 mil predios pagarán menos, siendo el mayor número de estratos 2 y 3 (488.000). En algunos casos la reducción no es muy alta, pero implica una modulación a las alzas. Y en adelante hay un límite del 10% anual de incremento para la vivienda de interés social y prioritario (de hasta 135 salarios mínimos mensuales) y del 20% para el resto de la vivienda.

Las principales reducciones en las tarifas son las siguientes:

-A 92.000 dueños de viviendas de estrato 1 y  340.000  de estrato 2, cuyo valor es menor a $ 74.23.000 la tarifa bajará a la mitad, de 2×1000 a 1X1000.

-A 6.700 dueños de viviendas de estrato 1 y 50.000 de estrato 2 con valor entre $ 74.000.000 y  $ 93.000.000 les bajará la tarifa de 6 a 4X1000, un 50%.

-En el estrato 3 baja la tarifa para quienes tienen viviendas de menos de $ 96 millones, pasa de 6 a 4×1000 para 236.000 propietarios.

 

LO MALO

 

-Que en una ciudad con una fuerte desigualdad y donde solo el 48% de la gente es propietaria de su vivienda, le baje la tarifa a los propietarios de inmuebles de más alto valor (y de estratos más altos). Y esa reducción entrará a ser cubierta por las alzas a un número importante de viviendas de estratos 2 y 3.

Para las viviendas de hasta $ 160 millones aproximadamente los aumentos no serán tan altos, estarán cercanos al aumento del salario mínimo, pero a partir de ahí crecerán sucesivamente hasta 20% o más. Pero hay que tener en cuenta que inmuebles de estrato 2 que superan ese valor no son más de 20 mil, mientras en estrato 3 pueden llegar a ser 100.000, que es el grupo más afectado por las alzas.

Aunque hay algunas rebajas razonables en estrato 4,  no tiene mucha lógica aplicar reducciones en dicho estrato, cuando los inmuebles sobrepasan los $ 180 o 200 millones y muchísimo menos, que se reduzca la tarifa para inmuebles con avalúo entre $ 300 millones y hasta $ 938 millones en estrato 5 y 6, beneficiados claramente con la reforma propuesta. La tarifa aumenta en estos estratos solo para inmuebles con valor superior a esos 938 millones y llega a un tope del 10×10000 cuando supera los $ 1.200 millones, a pesar de que el tope de la norma nacional es 16×1000 (son unas 15.000 viviendas).

-Que la administración no haya hecho el esfuerzo, después de tantos intentos por tramitar esta reforma, por presentar de manera explícita y con datos  la relación entre ser propietario de inmueble y capacidad de pago, que es donde es el punto clave del debate sobre el impuesto predial y sobre sus incrementos.

Aquí hay unos ejemplos de aumentos propuestos con tarifa plena (sin descuento por pronto pago).

Captura de pantalla 2016-08-01 a las 9.50.35 p.m.

LO FEO

-Que la administración diga en la justificación a la reforma al predial que “Disminuirá el impacto en la capacidad de pago del contribuyente al determinar por cuotas el pago del impuesto”. Débil argumento. Nada tiene que ver capacidad de pago con un alivio de pago por cuotas, por importante que sea.

-Que se haga una reforma contando con mayoría en el Concejo y no se apueste por aumentar el recaudo del predial en un plan de desarrollo desfinanciado. El Alcalde no quiso afectar a las personas de más altos ingresos, a pesar de que la norma nacional permite tarifas de hasta 16×1000 y hay todavía margen para que el predial crezca en algunos inmuebles. A pesar del impacto que ha producido la actualización catastral, el impuesto predial tiene un alto potencial de redistribución, en el que todavía hay que trabajar. Por ahora nos proponen una reforma con altibajos.

 

 

El Editor

A veces Imagina Bogotá tiene algo qué decir.

Últimas Historias

Más vistos esta semana

Columnas populares