“Atopía: migración, legado y a ausencia del lugar”

28 mayo, 2016 |
680

Por Ana Díaz – Mayo 28 de 2016

Atopía viene del griego ατοπία y significa “sin lugar, fuera de lugar, especial, poco usual, extraordinario”.

Atopía según la RAE no existe. Existe en cambio, Atopia que significa: “1. f. Med. Reacción anormal de hipersensibilidad frente a diversos alérgenos”.

Sandra Gómez Clark y María Navasel, [1] expertas en historia del arte, presentaron la exposición “Atopía” que viene directamente desde la Fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary de Viena.

El mejor ejemplo para entender lo que significa un no-lugar, una ausencia de lugar, es un centro comercial. Todos hemos ido a un centro comercial abarrotado de gente, hemos sido parte de esa masa. Entonces, imaginemos que cada uno va a un centro comercial, digamos en navidad a comprar los regalos a última hora, con cientos de personas alrededor, personas que no conocemos, pero aún así quien va solo, inclusive si hace parte de un grupo, puede sentirse completamente solo. Puede sentir que no pertenece a ese sitio, que no hay lugar para él, puede querer irse, pero sabe que igual hay que hacer las compras tarde o temprano, igual va a haber gente y no puede escapar de eso. Es un ejemplo totalmente cotidiano, podría parecer vacío, pero en la modernidad, en nuestras vidas de siglo XXI demuestra a la perfección el significado de esta palabra.

Sin embargo, para esta exposición la palabra Atopía viene del griego ατοπία y significa “sin lugar, fuera de lugar, especial, poco usual, extraordinario.” Ahora, traslademos esa sensación de Atopía, fuera del centro comercial, digamos, a una ciudad para un forastero o a un país para un inmigrante. Pensemos en esa absurda situación en donde nos sentimos extraños en nuestro propio país, en ese caso pensemos en el sentido de persecución, de estrés urbano, ó en el secuestro, el despojo, y el desplazamiento. Entonces, ese sentimiento fue retratado por varios artistas de diferentes nacionalidades, lo hicieron por su propia historia y/0 porque encontraron un motivo. Así, las conferencistas Sandra Gómez Clark y María Navas le contaron al público estas razones por las que los artistas que se presentaban a lo largo y ancho de todo el museo habían ideado su obra.

Atopía: sin lugar, poco usual y extraordinario.

IMG_3732

Atopía. Staircase-V,2008 – Do Ho Suh Foto derecha Tomada de: www.tba21.org. Foto izquierda: Ana Díaz

Se exhibían más de 5 artistas, entre ellos Do Ho Suh de Seúl, Corea del Sur. Su obra la “Escalera V”, hecha en poliéster rojo traslúcido, flotaba sobre el público y mostraba unas escaleras que no se podían subir, es decir un lugar al que no podemos llegar. En la conferencia mostraron fotos y éste artista hace réplicas en tamaño real, todas en poliéster traslúcido, de figuras arquitectónicas, como su propia casa, su estudio, la fachada de la universidad, entre otros.

También, estaba la obra del dueto Allora & Calzadilla de Filadelfia, Estados Unidos y La Habana, Cuba, con la “Bomba de petróleo petrificada.” Se expresó que la bomba de petróleo en un museo nos parecía extraño porque no pertenecía a ese lugar, pero al mismo tiempo, se explicó que era una referencia al paso del tiempo, en donde un elemento tan cotidiano, como lo puede ser una bomba de gasolina, luego será momificada para generaciones venidera

Fotos: Atopía. “Tu deseo es mí deseo.” https://www.instagram.com/p/BFDOId4IGKI/

La conferencia terminó y no alcanzó el tiempo para nombrar todas las obras que llenaban el museo. Había una obra brasileña y una cubana con las que las personas podían interactuar. La brasileña era una pared llena de cintas con deseos escritos sobre ellas y si los asistentes coincidían con algún deseo en común podían tomar la cinta y amarrarla en su muñeca. La cubana era un muro que había sido golpeado y atravesado. Las partes del golpe se difundían por el espacio, como si hubieran congelado el momento, y las personas jugaban a tomarse fotos entre los pedazos.

Las demás obras de colección, que son muchas más, las dejamos para que vayan a visitarlas y se sorprendan ustedes mismos en el MAMBO (Museo de Arte Moderno de Bogotá), que luego de enfrentar la batalla infinita por el bloqueo de su entrada por la calle 26, y de lograr que construyeran un puente peatonal para habilitarla, no se rinde.

Puede que la batalla por traer arte moderno a Bogotá sea parecida o aún más difícil que la del bloqueo de la entrada, no solo por traer las exposiciones sino por mostrarlas al público. Renovar la mirada hacia el arte y atraer a un público que de entrada puede rechazar cualquier tipo de obra con un seco “no entiendo nada” o “¿qué es eso?”, no es tarea fácil. Pero como sabemos, el MAMBO no se rinde y por eso ha ideado un ciclo de conferencias para hablar con el público, contarles acerca de los artistas, de las obras, de su historia y su impacto, pero sin el marco teórico, sin las palabras académicas.

Atopía, ya está en los dos últimos días de exposición, se cierra mañana domingo 29 de mayo y la entrada tiene un valor de $5.000 COP por persona.

 

[1] Sandra Gómez Clark

Arquitecta de la Universidad de los Andes. Realizó estudios de Historia del Arte en Bolton Street Institute of Technology en Dublín y de Artes Plásticas en el Art Students League, Nueva York. “Photography, critical and analytical theory”, The Photographers Gallery, Londres.

 María Navas

Artista plástica representada por galerías en Bogotá, Miami, Panamá y Chicago. Realizó estudios de Postgrado en Historia del Arte en University of South Carolina. Estudió en el Instituto de Bellas Artes en Cali y en el Art Students League de Nueva York. Egresada de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de los Andes.

Ana María Díaz

Soy editora y fundadora de la editorial independiente El salmón editores y redactora de Imagina Bogotá. Tengo una predilección por los libros infantiles y quisiera saber dibujar para ilustrar mis propias historias.

Últimas Historias

Más vistos esta semana

Columnas populares