Peñalosa insiste con un sendero turístico en Cerros Orientales, que no está permitido por las normas ambientales

27 agosto, 2016 |

Uno de los tantos grandes proyectos del Alcalde Peñalosa es el sendero cortafuegos, panorámico y turístico, ahora llamado Sendero de las Mariposas, con el que pretende atravesar de sur a norte la zona de reserva forestal de los Cerros Orientales. Parece que nadie le contó al Alcalde, ni en campaña ni durante el primer semestre de su gobierno, que en los Cerros había tenido lugar una disputa judicial que duró 8 años, originada en la pretensión del Ministerio de Ambiente y Vivienda, de volver urbanas 973 hectáreas de esa Reserva, que  hoy se llaman Franja de Adecuación. Nadie le contó que el Consejo de Estado ordenó a fines de 2013 la conservación ambiental estricta de la zona que quedó como Reserva Forestal  y, además, crear un área de aprovechamiento ecológico y recreativo en la porción que aún se encuentra libre de construcciones de esa franja, que tiene  más de 500 hectáreas.

Es fácil suponer que el reto de convertir en espacio público, combinando protección ambiental  de bosques y quebradas con recreación, sería un banquete para cualquier alcalde de una gran ciudad contemporánea.

Pues no es así en el caso de Peñalosa, que está empeñado en hacer una intervención de alta ingeniería, agresiva  y con múltiples instalaciones duras dentro de la zona de reserva forestal propiamente dicha. (Ver historia http://imaginabogota.com/notas/penalosa-debate-sendero-cerros/). Antes de entrar en el debate sobre las ventajas y desventajas del proyecto, para lo cual hay que esperar que se divulgue el diseño con todos sus detalles y costos, y deje de ser un render, no la tiene fácil el alcalde en términos legales.

Ya intentó personalmente que el Comité de Verificación o el Magistrado encargados del seguimiento al cumplimiento de la sentencia del Consejo de Estado incluyeran el sendero de las Mariposas dentro del Plan de Manejo Ambiental de la Reserva y no lo logró. El Magistrado Palomino y la Magistrada María Claudia Rojas Lasso, ponente de la sentencia en el Consejo de Estado le dijeron claramente en la sesión del 8 de agosto que el sendero no hacía parte de la sentencia y que esa obra no lo eximía de cumplir las demás ordenes del Fallo.

El balón pasó entonces a la CAR –que está a punto de culminar la elaboración del proyecto de Plan- y el Ministro de Ambiente, que debe aprobarlo. El Secretario de Ambiente intentó que se cambiara la definición de recreación pasiva dentro del Plan de Manejo de la Reserva, llegando al punto de modificar la definición del Plan de Ordenamiento Territorial.

En la sentencia del Consejo de Estado se discutió sobre la prohibición total de cualquier uso en la zona de Reserva y se llegó a la solución de permitir solamente aquellos usos de bajo impacto que no requieran sustracción, bajo el entendido de que la Sentencia en modo alguno permite que la Reserva pierda más área. El Consejo de Estado ordenó al Ministerio de Ambiente definir esos usos de bajo impacto y la entidad respondió que estaban definidos en la Resolución 1274 de 2014.  Aún así, el Secretario de Ambiente,  Dr. Francisco Cruz ha presionado para que se modifiquen las normas sobre recreación pasiva en el Plan de Manejo, con el fin de incluir el sendero de las Mariposas, llegando al punto de proponer modificar la definición de recreación pasiva del Plan de Ordenamiento.

 

tabla-recreacion-en-reserva-y-sendero-de-las-mariposas

La aprobación del Manejo Ambiental sigue demorada entre el Ministerio de Ambiente y la CAR, mientras la administración tramita la aprobación de recursos en el presupuesto de 2017, para un sendero panorámico de alto impacto, que aún no está autorizado y se niega a aprobar recursos suficientes para el plan de manejo de la Franja de Adecuación, orden que sí está claramente contemplada en la sentencia y que contempla la recuperación de canteras, la adecuación de terrenos que son hoy de propiedad pública al uso ciudadano, y, sobre todo, la puesta en funcionamiento de 19 parques ecológicos a lo largo de toda los Cerros, que aumentarían significativamente el espacio público de la ciudad y el uso ciudadano de esta zona.

La CAR respondió hace unos días a la Veeduría Ciudadana para la protección de los Cerros Orientales que el sendero de las Mariposas no va dentro del proyecto de Plan de Manejo de la Reserva.  Nuestro temor es que Peñalosa va a dilatar la ejecución de ese Plan de Manejo, dejándolo sin recursos suficientes, para dejar la zona de contacto directo con la ciudad sometida a las presiones de urbanización.

carta-car-sobre-sendero-de-las-mariposas-en-plan-de-manejocerros-con-caminantescerros-con-caminantes-2