Lo que pasó en la audiencia de verificación del fallo de Cerros del 21 de abril

23 abril, 2016 |

Por primera vez estuve en una audiencia de verificación del cumplimiento del Fallo de los Cerros Orientales, donde se trataron temas como la urbanización y edificación de la Franja de Adecuación y las construcciones ilegales en un sector conocido como Bagazal. Ver antecedentes publicados en Imagina Bogotá.

El Magistrado César Palomino Cortés, encargado de verificar el cumplimiento, anunció muy complacido que era una audiencia muy especial porque contaba con la presencia del Ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao y del equipo de gobierno de Enrique Peñalosa, lo que era señal de “nuevos tiempos” para los Cerros Orientales.  Informó que había sostenido una reunión privada con el Ministro y con el nuevo Secretario de Planeación pero que, en cualquier caso, las decisiones se tomarían en audiencia con todo el Comité.

Más adelante el delegado de la Contraloría Distrital mostró incomodidad por las intervenciones de ciudadanos presentes en la audiencia y propuso que la próxima se realizara a puerta cerrada, solo con los integrantes del Comité de Verificación, propuesta que fue prontamente aceptada, en una muestra generalizada de mínima  actitud democrática. Eso quiere decir que una decisión tan importante como declarar urbana o rural un área de alrededor de 800 hectáreas en los Cerros Orientales será tomada a puerta cerrada por las entidades que fueron condenadas dentro de la acción popular por afectar el derecho colectivo al medio ambiente, los organismos de control y solo una organización de la sociedad civil representando los intereses de la ciudadanía. El mundo al revés.

El Ministro Henao inició la audiencia reiterando la posición que había planteado meses atrás en un incidente de desacato en el que, en defensa de los derechos adquiridos de particulares reclamó que la franja de adecuación debía ser urbana, porque ya había perdido las condiciones ecológicas para ser un área protegida y porque lo más conveniente para la ciudad era que esa área fuera urbana, afirmación que no estuvo acompañada de sustento técnico alguno. Nadie en la sala cuestionó, ni siquiera interpeló,  por qué  un Ministro que no es parte dentro de la acción popular y, en caso de ser parte sería una de las entidades condenadas, interponía un desacato para defender derechos individuales dentro de una acción popular que,  de acuerdo con la Constitución Política, fue creada para proteger derechos colectivos.

El Ministro hizo énfasis en que el Alcalde anterior, como era su costumbre, había violado abiertamente la ley al expedir un decreto (222 del 2014) y una resolución (la No. 228 de 2015, que en realidad fue expedida por el Secretario de Planeación) en la que dejaba rural la mayor parte de la Franja de Adecuación. No se detuvo a explicar mucho por qué era ilegal, pero nadie en la sala le pidió una ampliación o aclaración. El Magistrado varias veces mostró su enorme complacencia con la presencia del Ministro y se refirió, de nuevo,  a los cambios positivos que le esperaban a los Cerros.  También dijo que no quería quedarse indefinidamente en este tema y que el seguimiento al Fallo de los Cerros debía terminar pronto.

El Secretario de Planeación saludó la presentación del Ministro, dijo que la nueva administración estaba de acuerdo con su posición e indicó varias veces que la idea era proteger los Cerros, proteger la Franja, pero que había proyectos, licencias, ampliaciones, revalidaciones, prórrogas y demás respecto a los cuales había que respetar derechos adquiridos y que, en últimas, lo mejor para todos era que la Franja de Adecuación se volviera urbana. Todo parecía decidido, o perdido, para quienes pensamos que los intereses colectivos deben primar sobre los particulares, cuando la delegada de la Personería Distrital salvó la situación y solicitó, rogó que hubiera más plazo para conocer la propuesta de la Secretaría de Planeación y poder estudiarla. El Magistrado, afortunadamente,  no tuvo de otra que estar de acuerdo, y luego de  consultar al Secretario de Planeación, se determinó que es un mes estaría lista la propuesta y habría 15 días para estudiarla y que, por iniciativa de la Contraloría Distrital, se decidiría en una audiencia cerrada, sin presencia de la ciudadanía, que es la  titular del derecho colectivo al medio ambiente reconocido en el Fallo.

Como la base de todos los cambios –a mi modo de ver negativos-  que se esperan para los Cerros,   es la supuesta abierta ilegalidad de la decisión del anterior Secretario de Planeación de dejar la mayor parte de la Franja de Adecuación clasificada como rural explicaré en otra columna el  tema, porque los defensores de los intereses particulares se basan en detalles “técnico/jurídicos”, por lo general enrevesados para que vayamos perdiendo las áreas verdes y de valor ecológico de la ciudad.

Luego se revisó el cumplimiento de las demás ordenes de la sentencia y cuando se llegó al tema de las construcciones de Bagazal todas las entidades públicas informaron que todo iba muy bien, que las construcciones estaban detenidas y que había vigilancia permanente de la policía. La representante legal de Amigos de la Montaña pudo hablar para desmentir lo dicho y para informar que las construcciones avanzaban ante la lentitud de los trámites o la mirada indiferente de la mayoría de las autoridades, e indicó que acababa de radicar un incidente de desacato contra los constructores quienes también son condenados dentro del Fallo del Consejo de Estado.  El Magistrado oyó con atención a todas las partes, un poco menos emocionado que al inicio de la Audiencia, tal vez porque ya se había retirado el Ministro, y dijo que habría sorpresas, que no se preocuparan que habría sorpresas.

Al final una ciudadana preguntó por qué no se había dicho nada sobre la orden del Fallo impuesta al Ministerio de Ambiente, la CAR y la Distrito de elaborar, ejecutar y financiar el Plan de Manejo del Área de Ocupación Pública de la Franja de Adecuación (zona que el Ministro quiere urbanizar) y de convertirla en una zona de aprovechamiento ecológico y recreativo, y preguntó también por los recursos para ejecutar el Plan de Manejo. Esta es quizás la orden más importante del Fallo, pero la sala estaba ya semivacía y el Magistrado dijo que eso lo mirarían después, que igual el Alcalde anterior se había demorado 4 años elaborando el Plan de Manejo. Las cuentas no daban, porque el Fallo entró en vigencia a principios de 2014, pero en fin, esa orden no despertaba mayor interés del Magistrado Palomino.

Nos retiramos muy preocupados por el peligro, cada vez más confirmado, de urbanización de la totalidad de la  Franja de Adecuación y con la decepción de que, quizás, en Bagazal no pase nada.