La Avenida Longitudinal de Occidente y las mega vías de Peñalosa

17 octubre, 2018 |

La Avenida Longitudinal de Occidente -ALO- data de 1961, esta obra fue concebida como la primera autopista con Peajes de Bogotá bajo el modelo de concesión, el cobro se haría por “carril de kilómetro recorrido”, sin embargo, para desplazarse por el occidente de la ciudad sin usar la autopista concesionada siempre se ha considerado la Avenida Ciudad de Cali como alternativa, esto debido a que es paralela a la ALO.

Hoy de la ALO planeada como autopista de 50 kilómetros y ocho carriles en tres tramos: el sur, entre Chusacá y la av. Ciudad de Villavicencio (24 km); el centro, desde la calle 13 hasta la calle 80 (6 km), y el norte, hasta Torca (20 km), solo se han construido 15,8 km de una deteriorada vía de dos carriles, que comienza en Chusacá y muere en Bosa sin ninguna conexión. Muchas son las razones del retraso, los problemas con los predios, presupuestos mal gastados y un trazado que atenta contra la estructura ecológica de Bogotá, como ocurre con los tres principales humedales en riesgo, La Conejera, Tibabuyes y Capellanía, y ahora el conflicto surgido de la propuesta de Peñalosa para intervenir la reserva Thomas Van der Hammen.

Desde su llegada Enrique Peñalosa ha revivido el interés y la necesidad de avanzar con la obra, de hecho, en las últimas semanas la administración ha adelantado planes para recuperar los terrenos del distrito ocupados en el trazado, su intención es terminar el tramo sur, y promover alianzas público-privadas para construir los tramos centro y norte, sin embargo, según el último reporte del Instituto de Desarrollo Urbano -IDU-, todavía no tienen todos los terrenos para la obra. Aunque la gestión predial comenzó hace 20 años, a la fecha, de los 1.109 terrenos que se necesitan para construir los tramos centro y norte, sólo han comprado 411, es decir, faltan 696 (62% de lo requerido), los cuales podrían costar alrededor de $660.000 millones de pesos.

Frente a los conflictos ambientales hoy se vive una nueva batalla, como ya se ha mencionado el actual trazado de la ALO contempla la construcción sobre los humedales Capellanía, La Conejera y Tibabuyes, la solución presentada por la administración implica “pasos elevados”, puentes sobre los humedales, sin embargo, las acciones de mitigación del ruido, la contaminación y las vibraciones sobre la fauna y la flora no se conocen, únicamente los render de campaña a la alcaldía como el que aparece a continuación.

Alo_Imagina_Bogota_Andres_Camacho

El pasado 5 de Abril la administración de Peñalosa publicó en la página de la alcaldía el compilado de estudios con los cuales dicen sustentar la propuesta para re-delimitar la Reserva Thomas Van Der Hammen. En la propuesta de la Administración de Peñalosa es claro que dicha realinderación no cuenta con sustento jurídico suficiente, no existe una norma que reglamente las cantidades y procedimientos para “realinderar”, por lo tanto la propuesta consiste realmente en la sustracción de 104 kilómetros de vías para conectar a la Avenida Boyacá con Chía, ampliar la Avenida 9a, la vía Alberto Lleras Camargo, la Av. Laureano Gómez, la Av. Ciudad de Cali, Av. Guaymaral, Av. San José, Av. Cota, la Vía Jardín, Polo y Arrayanes, la Av. del Agua y 28,9 hectáreas para construir la ALO sobre parte de la Reserva, entonces la propuesta de la Alcaldía incluye 11 vías, de las cuales 5 avenidas contemplan trazado de Transmilenio entre ellas la ALO.

cuadro_vdh_imagina_bogota

En las últimas semanas el debate se ha agitado, el Alcalde ha asegurado en medios de comunicación que su propuesta será aprobada, no es claro si como sentencia o amenaza, lo cierto es que el pasado 9 de Octubre al realizarse la Audiencia Pública “informal” convocada por el Consejo Directivo de la CAR, las alarmas se encendieron, parece que por alguna extraña razón la CAR y otras entidades han apurado el paso con la revisión de la propuesta de Enrique Peñalosa, de hecho, en la misma semana fue expedido un auto del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en el que la Magistrada Nelly Villamizar ordena acoger el proyecto del Distrito de sustraer, realinderar y recategorizar la reserva Van der Hammen, esta decisión que invade y usurpa las competencias de la Corporación Autónoma Regional y que además va en contravía de la sentencia del rio Bogotá es muy conveniente a los tiempos e intenciones del Alcalde.

La propuesta de Peñalosa al igual que en el caso de los humedales, plantea soluciones muy “innovadoras”, con el fin de asegurar la conectividad ecológica se construirán “pasos de fauna” estos pasos “se consolidan como estructuras que buscan garantizar que las especies puedan desplazarse de manera segura en un entorno en el cual hay presencia de infraestructura, por ello deben cumplir con ciertas condiciones que faciliten su funcionalidad de manera óptima” es decir que por debajo y por encina de la Avenida Longitudinal de Occidente ALO, Avenida con 100 metros de ancho y con Transmilenio, Enrique Peñalosa sin estudios de impacto ambiental por ruido, calidad del aire y vibraciones, propone la coexistencia de buses Diesel con la biodiversidad de la Reserva, para así garantizar la “conectividad” con los cerros orientales.

coneccion_reserva_imagina_bogota

Para todo esto Enrique Peñalosa requiere de la revisión y aprobación de su propuesta por parte de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), de allí la convocatoria a la audiencia pública sobre la Reserva del pasado 9 de octubre. Recordemos que hace 17 años ya se había realizado una exhaustiva revisión: en dicha oportunidad se adelantó un análisis por parte de un panel de expertos cuyo resultado fue recomendar la conservación del área en cuestión, razón por la cual esta zona en 2011 fue declarada por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) como Área de Reserva Forestal Productora Regional del Norte, es decir, por norma, el principal uso de las 1.395 hectáreas de la reserva ES FORESTAL y deben protegerse, para su recuperación y manejo se expidió el Plan de Manejo Ambiental de la Reserva, documento que define con claridad los usos de suelo sobre la Reserva. Ese Plan de Manejo y esos usos de suelo son los que ahora Peñalosa quiere modificar, los que quiere que la CAR apruebe y con los que la estructura ecológica principal propuesta, investigada y defendida por Thomas Van Der Hammen se vería así:

sdp_imagina_bogota
Toda esta intervención va de la mano con el Plan de Ordenamiento Zonal del Norte llamado también Lagos de Torca, toda esta infraestructura vial busca satisfacer el crecimiento de la ciudad en el Noroccidente de Bogotá mediante la ubicación de 350.000 a 432.000 habitantes en un área comprendida entre las localidades de Suba y Usaquén, limitando al norte con el municipio de Chía, por el oriente con la reserva del Bosque oriental, y por el occidente con la reserva Thomas van der Hammen. Para esto a la ciudadanía le prometen vivienda, le prometen vías para desembotellar el occidente de la ciudad, pero ni una ni otra cosa son ciertas, las viviendas terminarán siendo “exclusivas” en la zona con suelos más ricos de Bogotá, con una suerte de confort y “armonía ambiental” a precios que no cualquiera puede pagar, mientras los trancones no se van a resolver, la inmensa mayoría de los viajes diarios desde el occidente de la ciudad se dirigen al centro y norte de Bogotá, por la ALO terminarán pasando los nuevos viejos buses de TM Diesel y cientos de mulas y camiones hacia las zonas francas de Siberia, Mosquera y Funza, así que Bogotanos/as no se dejen

Andrés Camacho M.

@andrescamacho_ Máster en Energías Renovables, Licenciado en Física, Ingeniero Eléctrico, Docente Universitario Vocero de la Revocatoria a Enrique Peñalosa y Somos Bogotá. Bloggero y Columnista de temas de Paz, Política, Ciudad, Energía y Ambiente.

Más vistos esta semana

Columnas populares