Efectos sociales del ordenamiento territorial expansivo: la concentración de la vivienda social en Soacha

2 julio, 2015 |

¿El supuesto de que el desarrollo de grandes ciudadelas en las periferias es la mejor alternativa para ofrecer vivienda a los hogares de más bajos ingresos?

A menudo se argumenta que el incremento en la construcción de vivienda de interés social y prioritario en Soacha es resultado del cierre de la expansión urbana en el norte de Bogotá (argumento de Enrique Peñalosa) o que es efecto de la escasa construcción de este tipo de vivienda en Bogotá en los últimos tres años (argumento del Ministro de Vivienda). Sin embargo, la generación de una ciudad dormitorio con una alta concentración de pobreza es el resultado de una actuación deliberada del Gobierno Nacional, con participación en periodos anteriores del Gobierno de Bogotá, de algunas Cajas de Compensación Familiar y de la propia administración municipal.

Es la preocupante expresión de una política basada en el supuesto de que el desarrollo de grandes ciudadelas en las periferias es la mejor alternativa para ofrecer vivienda a los hogares de más bajos ingresos, en razón de los precios más bajos del suelo y de las economías de escala de la construcción masiva. Por supuesto, no se tiene en cuenta los impactos ambientales, o los costos de provisión de infraestructura de servicios y transporte y mucho menos los impactos en la calidad de vida, los tiempos de desplazamiento y la integración socio-espacial de las personas de más bajos recursos.

Al contrario de lo que se argumenta, fueron las decisiones del Gobierno Nacional y del Plan de Desarrollo de Samuel Moreno las que llevaron al incremento de la construcción de VIS y VIP en Soacha, al punto que en los años recientes están siendo gestionadas 135.000 viviendas, el 80% de este tipo, en un municipio que cuenta con 498.000 habitantes 143.000 viviendas. Es decir, que se  duplicará su población en pocos años,  y no necesariamente su capacidad de atender las necesidades sociales de la nueva población, la mayoría trasladada de Bogotá.

~ ~ ~

Pero en su sentencia la Corte Constitucional decidió dejar vivos los macroproyectos que habían sido previamente aprobados.

 

La historia empieza con los Macroproyectos de interés social nacional, estrategia del Plan Nacional de Desarrollo del segundo periodo del Presidente Alvaro Uribe, contenida en el artículo 79 de la Ley 1151 de 2007, según el cual el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio podían aprobar directamente mediante resolución Macroproyectos que podían pasar por encima de las normas de los planes de ordenamiento territorial. Ese artículo fue declarado inconstitucional por ser abiertamente violatorio de la autonomía municipal y de las competencias constitucionales asignadas a los municipios, pero en su sentencia la Corte Constitucional decidió dejar vivos los macroproyectos que habían sido previamente aprobados.

Entre ellos se incluía el de Ciudad Verde, localizado en suelo rural de Soacha, sin infraestructura de acueducto ni alcantarillado, aprobado mediante Resolución No. 1687 del Ministerio de Vivienda en septiembre de 2009.  Tiene una extensión de 327 hectáreas y una proyección de 42.000 viviendas. Para hacerse una idea de su magnitud, el Banco de Tierras de Metrovivienda creado en 1998, en 15 años gestionó cuatro ciudadelas con un área total de 397 hectáreas y a la fecha se han construido unas 45.000 viviendas.

IMAGINA BOGOTA- Efectos sociales del ordenamiento territorial expansivo

IMAGINA BOGOTA- Efectos sociales del ordenamiento territorial expansivo

Click para ampliar

 

Aunque la resolución que aprobó el Macroproyecto Ciudad Verde señala entre sus justificaciones atender el déficit cuantitativo y cualitativo en el municipio, el número de viviendas es desmesurado para el tamaño de Soacha, por tanto, es claro que se trata de ofrecer vivienda a los hogares bogotanos de bajos recursos, como explícitamente lo señala la resolución “… dada su cercanía (de Soacha) con el Distrito Capital, es estratégico el desarrollo de vivienda para los estratos 1, 2, 3”. Es por ello que el Plan de Desarrollo Bogotá Positiva, del Alcalde Samuel Moreno contempló entre sus metas la habilitación de 214 hectáreas con troncales de acueducto y alcantarillado y generar 20.000 VIS en el Macroproyecto Soacha.

No es accidental entonces que desde 2010 empiece a aumentar la construcción de este tipo de vivienda en Soacha, incluso en relación con Bogotá,  porque el Macroproyecto Ciudad Verde no es el único, sino que está acompañado de otros proyectos, para un total de 135 mil viviendas. No es tampoco accidental que cuando el Ministerio abrió la convocatoria para proyectos privados en el programa de de vivienda gratuita en Bogotá solo se presentara uno con 350 viviendas. Los intereses de los constructores y del Ministerio estaban en Soacha.  Por eso uno de los temas de enfrentamiento entre Alcaldía y Ministerio de Vivienda haya sido la provisión de agua.

IMAGINA BOGOTA- Efectos sociales del ordenamiento territorial expansivo

 

 

María Mercedes Maldonado

Ex Secretaria de Hábitat y de Planeación, coordinó Plan de Desarrollo de Bogotá Humana y ex candidata Progresista a la Alcaldía de Bogotá 2015

Recomendados

Más vistos esta semana

Columnas populares