Crónica de una licitación anunciada

6 noviembre, 2018 |

La renovación de la flota de buses de TransMilenio es un asunto pendiente desde hace varios años, el estado de los actuales ha incidido de manera negativa en el servicio del sistema, según cifras presentadas en un reciente debate en el Concejo de Bogotá, durante el año 2017 los buses del servicio troncal se vararon en vía en más de 10.000 ocasiones, en lo que va del 2018 la situación no varía mucho: entre enero y julio se vararon en vía 5.340 buses, es decir 890 automotores por mes y 30 cada día.

Así que la licitación para el reemplazo de los buses de las fases 1 y 2, que traerá a la ciudad 1.383 buses nuevos (927 biarticulados y 456 articulados) para reemplazar 1.162 articulados que excedieron su vida útil, es un asunto prioritario, aún más si tenemos en cuenta la deteriorada calidad del aire en la ciudad, es por ello que el Distrito recibió 1.668 reparos sobre los prepliegos de la licitación lo cual ocasionó la suspensión del proceso por un mes, de hecho 15 concejales de la comisión accidental de Calidad de Aire en Bogotá, enviaron una carta a María Consuelo Araújo, Gerente de TransMilenio, en la que señalan la poca relevancia que se le está dando a la llegada de buses con energías limpias (gas o eléctrica) en la renovación de la flota de las fases I y II de TransMilenio.

La Procuraduría General también presentó reparos al proceso de licitación ya que la flota que adquiere TransMilenio no cuenta con tecnología de vanguardia, específicamente se refiere a que la licitación se ha construido con estándares que ya son obsoletos en Europa, es decir, que abre la puerta para aquellos buses que ya no se pueden usar en dichos países puedan ser usados en Bogotá.

Estas observaciones y otras más llevaron a la modificación del proceso de licitación, el Distrito “replanteó” la puntuación de la licitación aumentando de 50 a 200 puntos la calificación para quien ofreciera buses con combustibles diferentes al diésel, sin embargo, esto no es suficiente, la mejor forma para garantizar tecnologías limpias hubiese sido establecer un porcentaje mínimo de buses con dichas características, en pocas palabras, la licitación dejo en manos del “mercado” la adquisición de una flota para garantizar movilidad limpia, de hecho tras analizar los términos de la licitación, la agremiación de fabricantes de buses eléctricos asegura que la fórmula para otorgar el puntaje se planteó de tal manera que quedaron cerradas las puertas a las nuevas tecnologías. Según siete fabricantes de Colombia, Brasil y China, el eje de toda la licitación era traer los buses más económicos del mercado y no necesariamente los más eficientes.

cronica_licitacion_anunciada

Pues bien, el resultado estaba anunciado, el proceso de adjudicación llevado a cabo el pasado 2 de noviembre arroja como resultado que TransMilenio no tendrá buses eléctricos, de cinco patios adjudicados, 3 serán a Gas y 2 Euro V Diésel, es decir que, de 1143 buses, 682 que equivalen al 59.7% son buses Volvo Diesel Euro V, mientras 461 buses que corresponden al 40.3% son buses Skania a Gas Euro VI.

El estándar EURO es una norma europea sobre emisiones contaminantes, regula los límites aceptables para las emisiones de gases de combustión interna de vehículos, en concreto la tecnología que estamos adquiriendo no es un cambio significativo, estamos pasando de combustible Euro 2 (tecnología de 1996) a Euro 5 que es del año 2006.

Entonces en cuanto a tecnología, Bogotá queda condenada al menos por 12 años a una flota cuyo 60% es contaminante Diesel.

Otro de los aspectos determinantes en esta licitación es el modelo de negocio de la adjudicación para lo cual el Distrito ha dividido en dos el proceso, una parte es el suministro de la flota de buses, la otra parte es la operación y mantenimiento. El modelo actual ha sido bastante desventajoso para la ciudad, el 4 % de la tarifa técnica la recibe la administración; el 7 % va para los encargados del recaudo y el 89 % se queda en los operadores, sin embargo, estos se quejan, argumentan que el recaudo no es suficiente para cubrir sus gastos, de allí el recurrente debate sobre la tarifa, y el argumento principal para el incremento del 30% en la tarifa durante la administración Peñalosa.

Se estima que en 18 años de implementado TransMilenio se han recaudado casi $12 billones por concepto del servicio troncal, sin embargo, mientras los operadores recibieron el 72,8 % ($8,8 billones), el Distrito, que se encarga de la infraestructura vial, la seguridad y el mantenimiento de las estaciones sólo recibió el 4,4 % ($530.000 millones), por ello esta nueva licitación ofrecía la oportunidad de renegociar los contratos.

Pues bien, este es otro aspecto que como estaba anunciado no solo permanece igual, tal como se advirtió puede empeorar, esto debido a la división de la licitación en dos bloques, suministro de flota y operación y mantenimiento ya que no está claro el impacto de los costos administrativos y operativos del modelo con un número mayor de operadores.

licitacion_transmilenio_andres_camacho

Finalmente, como salta a la vista y como estaba anunciado, Volvo es el gran ganador de esta licitación, se ha quedado con el mayor porcentaje en la adjudicación, nada raro si recordamos que Enrique Peñalosa ha sido un notable conferencista internacional en temas de movilidad urbana, promoviendo los sistemas integrados de transporte -sistemas BRT- a través del Instituto para el Desarrollo de Políticas para el Transporte – ITDP, ONG financiada por Volvo.

En conclusión, pese a todas las advertencias Peñalosa ha impuesto su modelo de TransMilenio, hemos sido condenados al Diesel y desperdiciado la oportunidad de avanzar hacia tecnologías vanguardia, todo ha sido la crónica de una licitación anunciada que ojalá no se convierta en la tragedia de una ciudad cada vez más contaminada.

Andrés Camacho M.

@andrescamacho_ Máster en Energías Renovables, Licenciado en Física, Ingeniero Eléctrico, Docente Universitario Vocero de la Revocatoria a Enrique Peñalosa y Somos Bogotá. Bloggero y Columnista de temas de Paz, Política, Ciudad, Energía y Ambiente.

Más vistos esta semana

Columnas populares