Carta abierta a Peñalosa

3 octubre, 2015 |

IMAGINA BOGOTA baner elecciones

Apreciado Enrique Peñalosa,

Seré breve y concreto. Escribo esta columna, a modo de carta dirigida a usted, desde la visión que puedo ofrecer, que no es más que la de un joven cansado de ver cómo mi ciudad, que también es la suya, va directo a un abismo del que no saldría si no se le da un viraje radical a la forma en la que es liderada.

En primer lugar, Dr. Peñalosa, permítame decirle que tiene mi voto asegurado. Bueno, lo tiene si es que puedo ejercer este derecho porque, por cosas que pasan en un país de locos como este, la Registraduría no ha subido los datos de mi cédula a la base de datos y, hasta el momento, no sé si aparezca registrado, aun cuando ya la inscribí en un lugar de votación cercano a mi casa.

Muchos de sus detractores hacen que su nombre se asocie a los bolardos y a la forma como Transmilenio opera hoy en día. A ellos les pregunto, ¿qué sería de Bogotá sin un sistema de transporte público masivo como Transmilenio que, más allá de los problemas, tiene un mensaje de igualdad tremendo de quitarle al particular para darle a quien no puede poseer un carro?

Permítame comunicarle también que, como muchos de los que votaremos por primera vez, estaba recién nacido cuando usted asumió el reto de ser alcalde para cambiar la forma de vivir y de disfrutar una ciudad llena de riquezas. Y, aunque para mi es una pena el no saber de primera mano lo que fue su gestión, el legado visible que dejó, las noticias que he podido leer y los testimonios que he podido oír, hablan por sí solos de lo que hizo. Muchos de sus detractores hacen que su nombre se asocie a los bolardos y a la forma como Transmilenio opera hoy en día. A ellos les pregunto, ¿qué sería de Bogotá sin un sistema de transporte público masivo como Transmilenio que, más allá de los problemas, tiene un mensaje de igualdad tremendo de quitarle al particular para darle a quien no puede poseer un carro? O, incluso, ¿qué sería del peatón con cuarenta camionetas blindadas sobre los andenes, muy bien ordenadas en fila india, sin que a nadie le importase en lo más mínimo el espacio de quien tiene como único medio de transporte sus dos pies? Y continúo, ¿qué sería de esta ciudad sin una red de ciclovías como la que usted dejó? o, también, ¿qué hubiesen sido de los terrenos en donde hoy están las bibliotecas, los parques o los jardines infantiles construidos para los más necesitados bajo administraciones como la de Gustavo Petro o de aquellas avaladas por un partido como el Polo Democrático Alternativo, que terminó cobijando al candidato que lo derrotó a usted en las urnas y que saquearía nuestra ciudad con un carrusel impresionante de contratación? Si esto no es buscar la igualdad de clases, el desarrollo y el progreso, entonces, no entiendo cuál es el concepto de desarrollo en pro de la felicidad y la igualdad que tenemos los bogotanos.

Porque como usted, Dr. Peñalosa, yo también soy un fiel convencido de que el ejemplo es la mejor manera de hacer política y por eso le aplaudo la decisión de no llenar de carteles de campaña la ciudad o de recorrer las localidades en la forma en la que cualquier ciudadano, que no posee un carro particular, se mueve en su vida diaria. Además, y también como usted lo cree, estoy plenamente seguro  de que la educación no se debe restringir al estudio en el aula; por el contrario, creo que los jóvenes, y en general la sociedad, necesita de más espacios de dispersión que alejen los vicios, más espacios intelectuales para la documentación y la profundización de contenidos, más canchas de fútbol, más parques, un río Bogotá arborizado y como eje de desarrollo de la capital. Esto sin contar que estoy plenamente de acuerdo con la construcción de la ALO que usted propone, con la creación de la Secretaría de la Seguridad Ciudadana, así como con la construcción y del metro elevado y de centros de salud para atención inmediata. Propuestas claras, viables y necesarias para una ciudad caótica como la que nos dejan tres gobiernos nefastos de los que sí puedo hablar porque me tocó vivirlos.

Ciudades como Nueva York, Estocolmo o París sentirían envidia de nosotros que podemos elegirlo como alcalde.

Creo en su experiencia como gerente y como administrador para que lidere el devenir de esta urbe en sus próximos años. Un nuevo gobierno de izquierda terminaría por destruir lo poco que alcaldes como usted hicieron en tan poco tiempo. Ciudades como Nueva York, Estocolmo o París sentirían envidia de nosotros que podemos elegirlo como alcalde porque no creo que haya persona en el mundo que sepa más del tema de urbanismo que usted y esto sin recordarle a los bogotanos que usted fue merecedor del Premio Nobel de Medio Ambiente, como es conocido el Premio Gotemburgo de Desarrollo Sostenible o que fue conferencista invitado en el evento de charlas TED más grande del planeta en donde no cualquiera asiste.

Fiel convencido de que el próximo primero de enero estará dando su discurso de posesión y despachando desde el Palacio Liévano, no me queda más de decirle que si esta vez no sale victorioso y vuelve a ganar el Polo Democrático, lo invito a que desista de su amor y servicio por Bogotá, porque sería la prueba máxima de que preferimos seguir condenados a cien años de pésima gerencia. Igualmente, si es elegido, no le quepa la menor duda que seré el primero en exigirle resultados y en pedirle cumplimiento de su plan de campaña. Mientras tanto, y por los días que nos separan de la elección, siga adelante en su cruzada por darle a entender a la gente que recuperar Bogotá sí es posible. Acá tiene un soldado más que se cansó de este caos en el que estamos inmersos y que lo apoya plenamente. La cuarta será la vencida, Dr. Peñalosa, no lo dude.

 

Santiago Bonivento

Joven bogotano. Estudiante de Derecho en la Pontificia Universidad Javeriana (2015). Expresidente del Consejo Estudiantil del Gimnasio La Montaña (2013- 2015). Fundador de la Alianza Consejo de Consejos de Bogotá (2014 – 2015). Miembro del equipo organizador de TEDxYouth@GLM (2014) y de la Junta Directiva de Congreso Joven (2015). Ponente en el IX Encuentro Nacional de Líderes Estudiantiles (2014). Fiel convencido de la unión para transformar y del actuar para trascender. También escribe en KienyKe @boniventos

Recomendados

Más vistos esta semana

Columnas populares