Así quedaron las tarifas del impuesto predial en Bogotá

14 septiembre, 2016 |

El pasado viernes fue aprobado en el Concejo de Bogotá el acuerdo llamado de modernización tributaria. En el caso de las modificaciones al impuesto predial se buscaba mejorar la equidad. En relación con ese objetivo el término técnico clave es el de progresividad, que quiere decir que se deben gravar en mayor proporción los ingresos y la riqueza de quienes tienen mayores recursos, para lograr reducir la desigualdad.

En materia de impuestos el término clave es progresividad, que quiere decir que se gravan en mayor proporción los ingresos y la riqueza de las personas de mayores recursos, para reducir la desigualdad

Las propuestas concretas para el predial residencial fueron: establecer un régimen especial para los estratos 1, 2 y 3, eliminar los estratos en el cálculo de la tarifa para los inmuebles con valor superior al tope legal de la vivienda de interés social  y modificar los rangos para aplicar las tarifas. Además establecer el pago por cuotas mensuales y unos topes de aumento anual del 20% para el sector residencial.

Para que un contribuyente pueda calcular lo que debe pagar debe tener en cuenta

predial-grafica

Ajuste de tarifa tiene que ver con el límite establecido para los incrementos anuales del impuesto

Las tarifas se definen por rangos de avalúo catastral (que cambian cada $ 15.000.000 en los valores más bajos y luego cada $ 25.000.000) según tabla se puede ver aquí. El ajuste por tarifa tiene que ver con los topes máximos que puede aumentar el impuesto a pagar de un año a otro. El acuerdo aprobado el viernes pasado modificó las tarifas que habían estado vigentes desde 2003, mientras que los avalúos en los últimos años han sido modificados anualmente por Catastro. O sea aquí solo se revisa uno de los componentes del impuesto, pero el valor a pagar puede seguir subiendo cada vez que se actualicen los avalúos catastrales, aunque ahora habrá topes anuales del 20% en todos los casos.

El Concejo mejoró la versión inicial presentada por la administración, que era regresiva, porque aumentaba mucho la tarifa a un gran porcentaje de propietarios de inmuebles de estratos 1, 2 y 3 con avalúos desde $ 93.000.000.oo y lo bajaba para los inmuebles más caros de la ciudad

La primera versión de la reforma que la administración llevó al Concejo era regresiva porque aumentaba mucho la tarifa a un gran porcentaje de propietarios de inmuebles de estratos 1, 2 y 3 con avalúos desde $ 93.000.000.oo y lo bajaba para los inmuebles más caros de la ciudad. El Concejo resolvió en parte esta situación y el resultado se resume así

predial-tabla-2

predial-tabla-1-bajo

Esta es la aproximación al número de propietarios beneficiados por rebajas o afectados por alzas:

predial-tabla-3
Los incrementos en los estratos 1, 2 y 3 superiores al 10% afectarán a pocos propietarios. Pasan a pagar 6,8X1000 o más, es decir, un incremento a partir del 13% quienes tienen inmuebles de más de $ 288 millones, que son 145 viviendas de estrato 1, 1.191 de estrato 2 y 11.364 de estrato 3. El grueso del aumento lo sufrirán los propietarios de unas 100.000 viviendas de estrato 3, mayoritario en Bogotá, cuyos inmuebles valen entre $ 93 y $ 159 millones, con aumentos entre 1,7 y 13%.

Los datos muestran que también son pocos los “colados” o dueños de viviendas de altos precios en zonas de residentes de bajos ingresos, que era uno de los argumentos que justificaba la eliminación del estrato en la determinación de la tarifa. Los predios con avalúos superiores a $ 938.000.000, donde aplican las mayores tarifas son en total en la ciudad 15.265 y solo 41 en estrato 1, 145 en estrato 2 y 205 en estrato 3.  A estos la tarifa les subirá gradualmente de 6X1000 hasta 11,3X1000, que se justifica por una mala clasificación del estrato.

Estos aumentos contrastan con el número importante de propietarios de estos estratos que tendrán rebajas en las tarifas, de entre el 34 y el 50% a 93.000 del estrato 1, 420.000 de estrato 2, y 237.000 del estrato 3 y otras rebajas menores para los inmuebles de valor hasta $ 159 millones. También tendrán rebajas inmuebles con avalúos altos, aunque menos que en la propuesta original de la administración. En el estrato 4 se destaca una rebaja para unas 150.000 viviendas, que a pesar de tener avalúos similares pagaban una tarifa superior a los estratos 5 y 6.

No resulta apropiado que en una ciudad con altos niveles de desigualdad se haya reducido la tarifa a unas 55.000 viviendas de estratos 5 y 6 y que Bogotá esté lejos de llegar a la tarifa legal máxima de 16X1000 prevista para el predial, a pesar de su dinámico mercado inmobiliario

No resulta apropiado que en una ciudad con altos niveles de desigualdad se haya reducido la tarifa a unas 55.000 viviendas de estratos 5 y 6, sobre todo porque los “colados”, es decir viviendas de avalúos muy bajos localizados en estos estratos, también son muy pocos. Solo 458 viviendas del estrato 5 y 124 del estrato 6 tienen avalúos inferiores a $ 93 millones, el precio tope de la vivienda de interés social. También genera inquietud que en Bogotá, a pesar de su dinámico mercado inmobiliario, esté todavía lejos de usar la tarifa máxima que permite la ley, que es del 16X1000, y solo por efecto de la discusión en el Concejo, se haya llegado al 11,3X1000 para poquísimos inmuebles residenciales.

Uno de los mecanismos más poderosos contra la desigualdad es una tributación equitativa, de manera que en el predial, aunque se corrigieron algunos problemas, todavía queda mucho por hacer. Los cambios de tarifa para los inmuebles no residenciales fueron mínimos. Falta ver cómo se comporta el otro componente de la tarifa, la actualización catastral, donde también debe aplicar el objetivo de progresividad, de manera que los incrementos se concentren en la vivienda de lujo y en las residencias de mayor valor. Por ahora, el tope único del 20% anual posiblemente tiene efectos regresivos.

 

Vea análisis previo en Imagina Bogotá sobre la propuesta original de reforma del impuesto predial aquí.