Transformando parques de asfalto en espacios verdes

11 mayo, 2016 |
550

Con agricultura urbana, el manejo adecuado de residuos sólidos y actividades de arborización para atraer aves, los habitantes de este céntrico sector de Bogotá le apuestan a una localidad más ecológica.

 

Foto: Agencia Universidad Nacional

Uno de los promotores de la iniciativa es Rafael Gutiérrez, biólogo de la Universidad Nacional, quien observó que la localidad de Los Mártires, ubicada en la zona centro-sur de la ciudad, presenta menor cantidad de espacios verdes, pues su oferta ambiental se ha reemplazado por parques de asfalto y algunos separadores.

“En comparación con las localidades del borde oriental de Bogotá, como Usaquén, Usme, Chapinero y Santa fe, o las de la zona occidental como Kennedy, Engativá y Fontibón, los espacios verdes de Los Mártires, por estar en el centro, se han reducido en las últimas décadas”, explicó el biólogo Gutiérrez.

Al perder espacios verdes se aumenta el albedo, es decir, el reflejo del Sol con el asfalto, lo que produce mayor calentamiento, aseguró.

Ante esta situación, se creó el proyecto TUP (Taller Urbano Participativo) en el barrio Panamericano, para enseñarles a los habitantes del sector a hacer compost, el cual además de servir como abono orgánico para la tierra, reduce la cantidad de basura.

“Con ayuda del Jardín Botánico hicimos talleres para enseñarle a la comunidad sobre agricultura urbana y la siembra de semillas de especies comestibles como espinaca y lechuga”, añadió el investigador.

Hasta el momento, más de 30 habitantes de la zona se han unido a esta iniciativa, la han replicado en sus casas y sembrado plantas medicinales utilizadas para elaborar pomadas.

Además de esto, están separando los residuos sólidos que se producen en los hogares, como papel, vidrio, metales y plástico, y los llevan a las personas del barrio que trabajan en reciclaje. Así, los habitantes ya saben que vecinos de la comunidad reciben cada clase de residuos para promover la reutilización de estos materiales.

Para los residuos orgánicos sólidos peligrosos como luminarias, pilas, medicamentos o llantas, se consiguió una alianza con la ANDI (Asociación de Industriales de Colombia), con el fin de hacer la disposición correcta de estos desechos.

El investigador, quien también hace parte del Grupo de Estudio Relación Parásito Hospedero de la U.N., explicó que también se está llevando a cabo la actividad de arborización “Adopta un árbol” en el parque El Renacimiento.

“En el parque las personas se hicieron cargo de un árbol enfermo, es decir, que tienen problemas de hongos o resequedad. La idea es que este barrio sea modelo para que se replique en los otros 21 que conforman la localidad”, señala el biólogo Gutiérrez.

La iniciativa más reciente es hacer recorridos para avistamiento de aves; de esta forma las personas se relacionan con las especies que están adaptadas al medio urbano y que frecuentan el barrio como copetones, siriríes, palomas torcazas, mirlas, chamones, colibríes e incluso halcones o gavilanes maromeros.

Algunas de estas aves, cuando empieza la época de invierno en septiembre y octubre, llegan a la localidad y se posan en algunos árboles para comer insectos o pequeños frutos. Sin embargo, muchos árboles fueron talados de los andenes porque eran usados por los ladrones como escondite.

“La idea es revitalizar y sembrar más arboles para recuperar la fauna y así, cuando las aves lleguen, tengan mayor oferta de árboles para anidar”, añadió el experto.

Para esto, se están plantando especies arbustivas en llantas y con esto además de solucionar un problema de basura ofrecen algún fruto, polen, néctar o insectos para las aves.

El falso pimiento, los abutilones y los siete cueros son algunas especies que pueden sobrevivir con un metro de raíz y se adaptan a los andenes.

“En el barrio ya están identificados los espacios susceptibles a reverdecer y el objetivo es lograr un equilibrio entre lo urbano y la naturaleza”, concluyó el investigador.

Últimas Historias

Más vistos esta semana

Columnas populares